hay que insistir en las 3 “erres” que deberíamos seguir: reducir, reutilizar y reciclar

El representante de Cáritas Española en la Cumbre sobre el Clima de Cancún, Martín Lago, ha dejado traslucir su pesimismo ante los resultados de las sesiones que concluye mañana en la ciudad mexicana.


En un blog recién publicado en la página de Cáritas Internationalis sobre la Cumbre escribe lo siguiente: ”No soy optimista sobre los resultados de las negociaciones de este período de sesiones. Los logros del Protocolo de Kyoto están en peligro, ahora que Japón amenaza con no acometer un segundo período de compromiso. Todos los participantes ya están hablando acerca de la próxima reunión de la Conferencia, a pesar de que aún no hemos terminamos esta Cumbre”.

“He tenido la posibilidad de hablar con personas de diferentes delegaciones y otras organizaciones no gubernamentales y a asistir a reuniones de información oficiales en los últimos días, y en todas partes tengo la impresión de que las cosas no avanzan mucho”, añade Martín Lago.

Y aunque la Unión Europea se ha comprometido a una reducción del 20% de sus emisiones de gases de efecto invernadero, esta decisión “no es suficiente y no tendrá mucho impacto si China y los Estados Unidos no reducen sus emisiones”. A su juicio, “el cambio climático es un problema mundial y necesita soluciones globales, y realmente tiene que haber un acuerdo de seguimiento después de Kyoto”. “Es necesario un acuerdo vinculante”, añade.

Cambiar la fórmula de cómputo de las emisiones
Para el representante de Cáritas Española “no estoy satisfecho con la manera en que se computan las emisiones. Los objetivos de reducción deben medirse a nivel nacional. Con el actual sistema actual de compensación, el denominado Mecanismo de Desarrollo Limpio, los países desarrollados pueden liberarse fácilmente del problema pagando a los países en desarrollo para que reduzcan sus emisiones. Pero eso no cambia el sistema económico en los países desarrollados”.

“Lo que tenemos que hacer ante todo –recuerda Martín-- es cambiar nuestra forma de vida. Nuestro actual modelo económico no es sostenible, incluso con tecnologías más eficientes. Estamos agotando los recursos naturales y los estamos consumiendo tan aprisa que no les damos tiempo para regenerarse. La nuestra es una sociedad demasiado centrada en el consumo, donde constantemente se crean nuevas necesidades artificiales y en la que nos hemos acostumbrado a tirar las cosas y a comprar muchas otras que simplemente no necesitamos”. “Por eso hay que insistir en las 3 “erres” que deberíamos seguir: reducir, reutilizar y reciclar”, concluye

fuente: caritas.es 

No hay comentarios: